El Big Data, premisa clave para una movilidad inteligente

city mobility

La recogida y posterior análisis de datos procedentes de dispositivos interconectados entre sí permiten planificar de manera más eficiente la movilidad de las ciudades, especialmente en aquellos tramos donde se concentra un mayor volumen de tráfico. Y no solo eso, ya que el Big Data también permite anticiparse a los retos del futuro e implementar soluciones de movilidad cada vez más sostenibles e inteligentes.
En un contexto globalizado e interconectado como el actual, millones de dispositivos que operan en la nube registran un sinfín de datos que cada uno de nosotros emitimos consciente o inconscientemente a diario.

“La información o el Big Data, como ya se empieza a denominar en los últimos años, es el nuevo petróleo”, afirma Manuel Molina, consultor de  Alphabet. Sin embargo, el potencial del Big Data no solo se limita al terreno privado y a fines comerciales, sino que, integrado en un sistema más amplio, que recoja y analice datos del sistema viario de las ciudades, puede servir como materia prima para diseñar un sistema de movilidad más inteligente, que optimice los tiempos y costes asociados al transporte, y gestione de manera más eficaz contratiempos como atascos, obras, accidentes, etc.

Tecnológicamente, el vehículo conectado es capaz de recoger información tanto de sí mismo como del entorno. Esto es prácticamente un hecho y la gran capacidad de análisis del Big Data ya lo es. En este marco, la prioridad a corto plazo sería “establecer estándares que permitan el intercambio de información entre vehículos y proveedores de servicios de información de una manera transparente e independiente”, apunta Isa Cano, responsable de Soluciones de Movilidad Inteligente e Intermodalidad de Indra.

 El ciudadano, pieza clave

“El principal responsable de la gestión de la movilidad urbana es la Administración”, matiza Cano. Las políticas de gestión de la movilidad dependerán, sobre todo, de la infraestructura disponible en cada ciudad. Esto es, carriles específicos para transporte público, red de metro y/o cercanías, intercambiadores, carriles bici, aparcamientos disuasorios, zonas de acceso restringido, zonas de carga y descarga, rutas alternativas, etc. Para Cano, “la movilidad inteligente consiste en gestionar toda esa infraestructura de manera global para acortar los tiempos de desplazamiento, independientemente del medio de transporte usado, pero también para reducir el tráfico y la accidentalidad, así como la contaminación y el gasto energético”.

En esta tarea participan de manera decisiva las empresas automovilísticas y de tecnología, logística y distribución, gestores de infraestructuras y concesiones urbanas, taxis, etc. El Big Data, en definitiva. En este punto, Cano hace especial hincapié en una figura que normalmente pasa bastante desapercibida, la del ciudadano, “que, desde la elección del medio de transporte y la ruta sugerida por el dispositivo de navegación, así como el hecho de seguir o no las indicaciones, influye notablemente en la gestión de la movilidad urbana”.

El Big Data: el futuro de la movilidad

 Este tipo de escenario que dibuja el Big Data liga de lleno con el concepto de ciudad del futuro o Smart City. Para Isa Cano, “el siguiente paso para implementar Smart Mobility en una Smart City es hacer trabajar juntas no solo a las tecnologías (coches conectados, Big data…), sino también a administraciones y empresas involucradas, alineando objetivos, compartiendo información e implementando la visión global de la ciudad que propone el paradigma de las Smart Cities”. Una visión que implica, también, crear nuevas políticas globales de movilidad adaptadas a la ciudad, que promuevan el uso del transporte público y la movilidad sostenible; reducir el uso del transporte privado ofreciendo alternativas eficientes y adaptar el transporte público a la nueva demanda

Movilidad compartida, eléctrica y conectada

“La movilidad en el futuro será compartida, eléctrica y conectada gracias al Big Data”, afirma Manuel Molina, consultor de Movilidad de Alphabet, de ahí que la compañía cuente ya con productos como AlphaCity,  AlphaElectric o Telematics. De todos ellos, Molina destaca Alphabet Telematics, “una herramienta usada por las empresas para ganar eficiencia, reducir costes y ofrecer un mejor servicio a sus clientes gracias a tener un control real de la flota”. De este modo, “pueden obtenerse ahorros gracias a la optimización del consumo de carburante mediante la adopción de determinadas medidas o la optimización de rutas, pueden  ser más productivos reduciendo la carga administrativa y teniendo mayor control de la flota y, por supuesto, pueden aumentar la seguridad de sus conductores”, concluye Molina.

 

Publicado el 13 de Julio del 2017


Alphabet España
https://www.alphabet.com/es-es/blog/big-data-movilidad-renting